7.2.12

Los Simpson, o esa serie que dejó de ser genial hace mucho tiempo

Día tras día, cuando comiendo o antes de comer se pone inevitablemente la tele, las opciones son las noticias o cierta serie de dibujos animados. Así ha ocurrido desde hace bastantes años, con la creciente protesta paterna. Tantos años, desde la infancia tardía (no ví la serie en sus inicios en España, cuando la echaban en la 2 y por la noche; tengo vagos recuerdos de ello. La empecé a ver más tarde, ya en Antena 3) y la adolescencia, amenizando muchos ratos divertidos. El hábito se fue convirtiendo en una especie de rito y su contemplación era inexcusable. Ver esa serie inolvidable era algo indisoluble de la comida.
Porque de verdad es inolvidable. Esta serie genial y mítica de dibujos animados no es otra que Los Simpson, por supuesto.

Desde luego yo no voy a decir nada nuevo, porque es una serie de enorme éxito, muy conocida por todo el mundo y cuyos capítulos han sido repetidos realmente hasta la saciedad (aunque desde luego yo no me harto nunca de ver un buen número de episodios digamos "clásicos" de Los Simpson). Todo el mundo sabe algo, aunque sea mínimamente, de la serie. Muchos seguidores tienen memorizados capítulos enteros y/o momentos en concreto, y forman parte del imaginario colectivo de niños, adolescentes e incluso adultos. Así que hoy hablaré de su manifiesta decadencia, la cual dura ya bastantes años y amenaza con engullir al pasado de la serie y relegarla de su posición como serie imprescindible y mítica.

Los Simpson, creados por un joven dibujante llamado Matt Groening y estrenados por primera vez en forma de cortos en 1987, alcanzaron su forma y características definitivas mediante la colaboración de Groening con Sam Simon y James Brooks dos años después. Ellos tres crearon Los Simpson tal y como los conocemos. En origen, era una serie satírica, irreverente, con un estilo feo (los personajes tienen la piel amarillenta y ojos grandes y saltones) y desmañado, especialmente en los primeros episodios de finales de los años ochenta y principios de los noventa. Una serie para adultos, verdaderamente. Muchos personajes fuman, otros son alcohólicos e incluso algunos se drogan. También hay ludópatas y unos cuantos son directamente criminales. Un niño la puede ver, pero se le escaparán infinidad de cosas, unas directamente no entenderá y a otras no les verá la gracia. Pero realmente se puede reír con ella. Un adulto, además de reírse con los gags, comprenderá el sentido de muchas frases, comentarios, chistes y múltiples referencias, tanto televisivas, sociales, musicales, literarias, cinematográficas o históricas. El conjunto de todo eso supone una sátira, a veces más brutal que otras ocasiones, una crítica a EEUU , su política y su sociedad  extendible a Occidente en general.

Los capítulos, muy bien planteados y elaborados, tenían además en ocasiones una moraleja en su final. Además de hacerte reír, y hacerte pensar, te enseñaba, te alteraba o incluso te tocaba la fibra sensible. En este sentido se parece a la otra gran serie de su creador, Matt Groening, Futurama; unos dibujos tanto o más mordaces y brutales que Los Simpson, pero con eventuales detalles emocionales, en ocasiones verdaderamente tristes. Es el caso de la historia del perro de Fry que le esperó en la calle hasta la muerte, ya que su amo nunca volvió de su trabajo como pizzero; se había caído en el congelador de donde ya sólo saldría en el lejano futuro. La escena del pobre animal envejeciendo bajo las inclemencias del tiempo, con una desgarradora canción, I will wait for you, cantada por Connie Francis, sonando de fondo, y esperándolo inquebrantablemente hasta morir, me emocionó tanto en su momento que no he querido volver a ver jamás ese capítulo. Me emocioné más aún de lo normal porque tenía el recuerdo de la muerte de mi primera perrilla (mi Nisa) bien reciente, y las lágrimas fueron por ella fundamentalmente, aunque también por el pobre chucho callejero; pero desde luego la fuerza de las imágenes, de la música y la tragedia a contar en ese capítulo son desgraciadamente increíbles en cuanto a tristeza y tragedia para una serie infantil/de adolescentes, incluso para quien no haya tenido nunca perro. Para más inri, Fry piensa , tras analizarse los huesos y calcular la vida del perro en 15 años, que tuvo una vida larga e independiente de él (tenía sólo 3 cuando Fry desapareció). Lloré como una magdalena.

En eso se diferencian (o diferenciaban, si hablamos de la serie de Homer) Futurama y Los Simpson de otras series rivales como Padre de Familia: en ésta última es simple sátira brutal, violenta y descarnada, buscando simplemente hacer reír (o escandalizar) con irreales y surrealistas situaciones y bromas de mal gusto; nunca emocionar o aleccionar. Cada serie es un mundo y tiene su característica y evolución. Cada una es respetable en su concepción , y Padre de Familia es genial en muchos de sus aspectos; Los Simpson en principio eran en principio más inteligentes y emotivos, lo que ocurre es que se han ido banalizando y ha perdido todo su encanto y humanidad, intentando con escaso o nulo éxito (para mí) parecerse a la serie de Peter Griffin y compañía. Curioso, porque es el de "Family Guy" un producto surgido gracias a la creación de Matt Groening, pero que ha acabado influenciando a la misma.

Pero antes de su actual decadencia (digo actual aunque la decadencia comenzó hace ya bastantes años, hacia el 2000. Yo diría que la última gran temporada fue la 9, y estamos hablando del año 1998. Parezco uno de los frikis satirizados en uno de los capítulos acerca de la serie de Rasca y Pica, pero es verdad. La novena fue la última gran temporada, con buenísimos capítulos como La ciudad de Nueva York contra Homer Simpson, La familia Cartridge, El saxo de Lisa, Lisa, la escéptica (el del "ángel" en la excavación) , el de Mojo, el mono de Homer, El director y el pillo (Skinner suplantando la identidad de otro héroe de Vietnam, el verdadero profesor Skinner), Bart feriante, La alegría de la secta, Das Bus, La última tentación de Krusty (cuando el payaso se vende por dinero. Inolvidable "Canyonero") o El rey de la montaña. No sigo porque haría una entrada infinita sobre todos aquellos capítulos inolvidables e imprescindibles, pero lo repito: la 9 es la última gran temporada. La 10 contiene muy buenos capítulos, aunque aquí ya se empieza a otorgar más importancia al dibujo y se comienza a perder encanto, al igual que la 11. Más o menos como la 12. Sigue habiendo algún buen capítulo, pero ya no es lo mismo. Ya durante la 13 y a partir de ella comienza la inexorable decadencia, cada vez más acentuada y haciéndose muy pronunciada a partir de la 16-17. Los dibujos han ganado en estilismo, limpieza y calidad en imagen. Los trazos de los personajes están muy bien definidos, la casa tiene mil detalles nunca vistos, así como los alrededores de la casa (ahora descubrimos que el jardín de los Simpson linda con un bosque con animales y ríos, por ejemplo (?) . Todo ello fundamentalmente gracias al ordenador y los adelantos tecnológicos, pero han perdido toda su gracia, encanto, gancho, humanidad y poder satírico. Así hasta llegar a la actual temporada, ya la 23 creo. Que se dice pronto. Las últimas 10 temporadas son realmente malas (si se es un fiel seguidor de la serie como tal, entendiéndola , queriéndola y todo lo que significa), malas a rabiar. La primera temporada era realmente más simple y sosa, además de muy pobre en imagen y con muchos personajes sin definir, pero a partir de la segunda comienzan los buenos capítulos, acentuándose éstos en sesiones sucesivas. Así, la "Edad de Oro" o "etapa clásica" como me gusta denominarla, quedaría comprendida entre la temporada 2 y la 10-11. Siendo puristas y estrictos, hasta la 9.

Por tanto, y esto me duele, las temporadas "malas" y capítulos peores superan en número, ya y desde hace unos años, a los muy buenos, los geniales y los excelentes. Las razones de la decadencia se han intentado explicar desde el agotamiento de la fórmula al desentendimiento del propio Groening (hace años que los otros productores y guionistas son otros distintos a los de los primeros tiempos, o a quienes se les fue yendo la cabeza, como Mike Scully o Al Jean, entre otros. La serie ha tenido más de 50 guionistas, por lo visto), quien según algunos se ha dedicado desde entonces a vivir de las millonarias rentas de su célebre criatura. Puede ser. Todo tiene su fin. Y también que los tiempos son otros. Yo pienso que la actualidad y los inmediatos años precedentes no se pueden comparar con los de 1990, 1991, 1993 o 1996. El mundo era otro. En fin. Groening haría bien en finiquitar de una vez su maravillosa creación, antes de seguir desprestigiándola indirectamente a pasos agigantados, y cuando ni la exitosa pero mediocre película sirve de nada (desde luego se hizo en el peor momento posible para los verdaderos fans). Ya es hora.

Ahora, y siempre según mi humilde opinión, expondré las que a mi juicio son las características de la "fase decadente" de Los Simpson:

-
Predominio del humor "físico" sobre el "hablado". La serie siempre se ha caracterizado por una combinación de ambos, pero ganaba el segundo sobre el primero. Los chistes, las sátiras y las tronchantes frases eran su fuerte. Pese a todo, hay desternillantes secuencias sobre golpes, caídas y palizas, casi siempre relacionadas con Homer, como su famosa doble caída a una garganta por el salto en monopatín. Pero se aplicaban esporádicamente en los capítulos, sin llegar a ser repetitivos. En la fase decadente, casi continuamente tenemos todo un repertorio de saltos, golpes y ostias cada vez más irreales e imposibles, pretendiendo buscar la risa fácil al estilo de Padre de Familia o Jackass. Infructuosamente, por cierto. Y las referencias y homenajes cinematográficos o televisivos eran una constante, curiosamente como en Padre de Familia, pero en Los Simpson han ido desapareciendo y cuando emergen de vez en cuando, no es con la fuerza y gracia de antaño. Siendo honestos, una parodia de Harry Potter o de Crepúsculo no puede igualarse a una de El Padrino o El Resplandor.


-Tramas cada vez más rebuscadas, vacías , y simples, y si son complejas, son directamente inverosímiles e irreales, que de todo hay. Varios ejemplos: el enésimo retorno de Bob, Marge novelista, cualquier excusa tonta para que la familia viaje por el mundo o aquel en el que Lisa comienza a resolver enigmas en un monasterio y descubre una profecía según la cual Maggie salvaría al mundo del diablo, o algo así (?). Existen toda una infinidad de capítulos que rompen con toda la historia de la serie, con su mitología y con su galería de personajes.

-Hablando de personajes, la serie siempre se caracterizó por un formidable repertorio de secundarios alrededor de la familia protagonista. Unos familiares, otros vecinos y otros habitantes de Springfield. Los famosos colaboraban esporádicamente. Pero siempre estaba toda esa galería de personajes secundarios, empezando por el abuelo Simpson o el buenazo de Ned Flanders con su beata familia al completo y siguiendo por Krusty el Payaso, el director Skinner, la sita Krabbapel, Willie el bedel, Montgomery Burns, Smithers, Apu, Paty y Selma, Troy McClure, el actor secundario Bob, Mel, el tabernero Moe, Barney, Carl, Lenny, el superintendente Chalmers, el profesor Frink, el reverendo Lovejoy, Tony el Gordo, el doctor Hibbert, Nelson Muntz , el jefe de policía Wiggum y su hijo Ralph, Otto, Kent Brockman, Milhouse, el alcalde Quimby....seguiría enumerando y enumerando personajes. Cada uno de ellos era importante y aportaba su granito de arena, tenía su personalidad y a veces era determinante en un capítulo. En las últimas temporadas (o la mitad de las temporadas de la serie, para ser más exactos) los personajes se van difuminando, se van quedando en el camino y cuando salen, si sale alguno, es para decir algo sin gracia o hacer algo sin ninguna trascendencia o completamente absurdo. En las últimas temporadas, por ejemplo, se recurre infinidad de veces a personajes tan "profundos" y "graciosos" como la vieja loca de los gatos, el texano millonario (cuyo mayor recurso es disparar con su revólver al aire, gritando) o la familia de paletos sureños con Cletus a la cabeza (las primeras veces tenía su gracia. Pronto iba a perderla) . Otros más clásicos como Monty Burns, la maldad personificada y un personaje muy poderoso en todos los sentidos, identificable con el Ciudadano Kane de Orson Welles, con J.D. Rockefeller , o con el mismísimo Lucifer, es un idiota nada acorde con lo mostrado en capítulos anteriores, o Milhouse, quien directamente se ha transformado en un niño imbécil sin gracia alguna, muy infantilizado hasta el extremo de usar el biberón e  ir en el coche con silla de bebé. El pequeño Van Houten era mucho más cándido que Bart, pero no era así. 
Por último, ¿dónde está ahora la profundidad de personajes como el mentado Burns, toda una imagen de la "cara mala" del capitalismo norteamericano, o  de Seymour Skinner, el director de colegio con traumas de Vietnam, o  de Krusty, el millonario y vicioso payaso judío (Herschel Krustofski) , o del nada honrado alcalde Quimby, paradigma del político corrupto? Nada hay ya de eso.

-Las apariciones de famosos; en la serie siempre han salido o colaborado gran multitud de personajes famosos, y también aportaban su granito de arena, a veces de forma más determinante que otras. Pero no salían "porque sí", como en las temporadas decadentes. Los famosos se suceden una y otra vez, sin venir a cuento, como relleno en tantos y tantos capítulos tanto en Springfield como los de viajes de la familia, ya sea a Brasil, Italia o Inglaterra. Salen dos segundos, dicen una chorrada y se van por donde han venido.

-Y por último, y para mí la más importante, por lo que fue el personaje: Homer es idiota-idiota. Antes era un idiota-gracioso-bonachón, muy humano. Los guionistas, o quien sea, lo han convertido en otro simple imbécil sin gracia alguna, como lobotomizado, despojado de toda simpatía, amabilidad, humanidad y humor. Nada entrañable. Una mala copia de Peter Griffin dándose ostias a cada paso, dándose ostias porque sí, sin ningún gancho. Una especie de superhombre en gordo, porque aguanta toda la violencia física posible. Y con tendencia a gritar continuamente. Un personaje rayando en lo absurdo, en la tontuna indiferencia y en la decadencia absoluta. Ya no es la sátira de modelo de hombre medio norteamericano, un padre de familia medio alcohólico y obeso, un "inútil" con corazón, y que inexplicablemente trabaja en una central nuclear como inspector de seguridad (nada menos) y saca adelante a su familia, con sus éxitos y fracasos (y que además prueba multitud de veces otros empleos, enseñándonos que hasta el más inútil en apariencia puede "triunfar" si se lo propone) . Como padre suele ser un desastre, pero nunca deja (o dejaba) de intentarlo. Y tenía infinitos detalles humanos y emotivos. Ya no hay nada de eso. Nada de nada. Nada de ese padre que, por ejemplo,  se quedaba sin aire acondicionado en casa para pagarle otras cosas a sus hijos - a ver quién no ha reconocido a su padre en ese gesto- .  Encima en España cuenta con el agravante del doblaje; el gran Carlos Revilla, con su voz entrañable, murió en el año 2000 y su sustituto nunca me gustó, al igual que a mucha gente. Es curioso, pero la decadencia de la serie va más o menos pareja con el doblaje, si vives en España. Otros grandes personajes de la serie han cambiado de doblador, como el de Burns (otra voz inolvidable, también fallecido ya), el abuelo, Otto, Smithers o Milhouse, todos ellos para mal; cuesta acostumbrarse al cambio.
Pero no sólo el gran Homer es irreconocible; su familia le imita, ya que Marge ya no es aquella ama de casa abnegada y  aparentemente insignificante pero que con su virtud soterrada era el pilar de la familia; Bart es un simple macarrilla pero a la vez muy infantilizado también, y Lisa ya no es aquella "voz de la conciencia" familiar, que escribía un diario, tocaba el saxofón e iba a contracorriente. Ahora imita en idiotez a su hermano y su padre. Y de Maggie para qué hablar. En fin.

Ya está todo dicho. Para finalizar este rollo, me quedaré con todos esos grandes momentos, inolvidables y permanentes en la memoria, que al sólo ver unos segundos de tal capítulo sabes cual es y los grandes gags y frases. Momentos graciosos, emotivos, desternillantes o más serios. Capítulos redondos. ¿Cómo olvidarse del capítulo de Homer líder sindical por el aparato dental de Lisa ("Lisa necesita un aparato. Seguro dentaaaaaal") ? ¿Del Barón de la Birra y de la Ley Seca? ¿De Homer boxeador? ¿De los Simpson y los Flanders enfrentados por el torneo de mini-golf? ¿De ese Homer ultra-gordo? ¿De Míster Quitanieves? ¿El del juego legalizado en Springfield, con Burns demente a lo Howard Hughes? ¿De Bart líder del Kampamento Krusty? ¿De la tragicomedia del monorraíl? ¿Del fraude y la quiebra de la empresa de Rasca y Pica? ¿Del autoritario padre rabino de Krusty? ¿Del enemigo de Homer, Frank Grimes, tal vez el capítulo más oscuro de toda la serie? ¿De la secta de los Canteros? ¿De Homer el Hereje? ¿ Y cuando se queda solo porque Marge se va a Rancho Relaxo? ¿Del Día del Apaleamiento? ¿De la operación a corazón abierto de Homer? ¿Bob y el Cabo del Miedo? ¿El del pony de Lisa? ¿Homer en el equipo de béisbol? ¿De la "Montaña de la Locura"? ¿Bart como heredero de Burns? ¿Y cuando Lisa se carga al héroe fundador de la ciudad, Jebediah Springfield? ¿Cuando los alemanes compran la central nuclear? ¿De Bobo, el oso de peluche de Burns? ¿Del flameado de Moe? ¿Bart contra Australia? ¿De la homofobia de Homer, con ese memorable momento en la acería gay? ¿Cuando Skinner es amenazado por la Mafia? ¿El de Quién disparó al señor Burns? ¿El del miedo a volar de Marge? ¿El de Bart el temerario, saltando precipicios en monopatín? ¿Cuando Homer es acusado de acoso sexual por una simple gominola? ¿El del crecepelo de Homer? ¿El del limonero de Troya? ¿O cuando Homer debe encontrar su alma gemela, y se suceden las imágenes oníricas, otra seña de identidad de la serie? ¿Y el de Expediente X? ¿Cuando Bart se cae a un pozo, después de engañar al pueblo entero? ¿El del alma vendida de Bart ? ¿El del pez fugu, cuando Homer se va a morir, se despide de sus hijos y en la que cree su última noche se queda dormido al aburrirse escuchando una cinta de la Biblia? ¿Todos aquellos especiales de Halloween repletos de homenajes cinematográficos y literarios, desde King Kong o El resplandor hasta los relatos de Poe o Lovecraft? ¿Las múltiples referencias musicales, con infinidad de canciones entre los capítulos o directos homenajes-parodia, como el We are the world; o históricas, por ejemplo, con Skinner golpeando con un zapato la mesa, como Nikita Kruschev en la ONU; o literarias, como Moby Dick? Las múltiples referencias y préstamos tomados y sátiras abarcan desde la cultura popular de EEUU, y la música, la historia, el cine y la televisión, e incluso pictóricas, siendo necesario muchas veces una guía o una ayuda para pillar todo lo mostrado en la serie. ¿Y todos aquellos momentos cinéfilos en capítulos de ordinario, como En Busca del Arca Perdida, Reservoir Dogs, Vértigo, Pulp Fiction, Lawrence de Arabia, 2001: Una Odisea del espacio, Ben-Hur, El golpe, La chaqueta metálica, Dos hombres y un destino, El padrino, El planeta de los simios, Los intocables de Eliot Ness, Alguien voló sobre el nido del cuco, Terminator I y II, La naranja mecánica, Tiburón, Parque Jurásico, Los pájaros, Batman, Psicosis, etc...y todas aquellas referencias a través de Rasca y Pica, dibujos ellos mismos un trasunto de la Disney con Roger Myers padre (el fundador, congelado como Walt Disney) e hijo a la cabeza? ¿Cuando todo el pueblo se mete en el refugio de Flanders ante la caída del cometa Bart, echándolo, y luego salen cantando a acompañar al compasivo vecino? ¿Esos momentos donde el perro de la familia da verdadera lástima?

¿Cómo olvidarse de escenas emotivas, como la de Bart y Lisa enfrentados a muerte en un partido de hockey, cuando tiran los sticks al acordarse de los múltiples momentos compartidos desde su nacimiento? ¿O ese momento cuando Homer es abandonado por su madre y éste se queda mirando las estrellas? ¿Esos momentos románticos, entre tantos, como el de Homer llevando en brazos a Marge por la central mientras escuchamos el tema de Oficial y Caballero, o como otro final de capítulo con Homer y Marge en bicicleta bajo un atardecer, tras haber suavizado aquel su adicción al alcohol, mientras tararean otra música inolvidable de película? ¿O todos aquellos capítulos que nos cuentan su noviazgo, con música y look retro , y los primeros años juntos y nacimiento de sus hijos, con los consiguientes disgustos de Homer, pérdida de cabello incluida? ¿Y cuando Homer renuncia al dinero de Burns por la felicidad de su hija? . Luego Maggie le da el oso a Burns, al verlo triste, dando otra lección, por lo que la familia al final se queda sin oso y sin dinero, tragicómicamente. ¿O ese tierno final de capítulo, cuando Homer acuesta a su hija pequeña en la cuna, se despide y la niña pronuncia su primera palabra, "Papi", a solas? ¿O ese momento con esas fotos de Maggie descubriendo la leyenda "Hazlo por ella" (Do it for her) puestas sobre la siniestra placa (Don´t forget: you´re here forever) colocada por Burns y que le recuerda a Homer la rutina inexcusable de cada día en la central nuclear? . Cientos de momentos inolvidables...

Muchas gracias por todo, Groening and company.

7 comentarios:

  1. Yo futurama la vi un par de veces pero me pareció bastante mala, pero los simpson si que la veía, sobre todo cuando llegaba del cole y comíamos esperando para volver al cole. Los capítulos se hacen ya bastante repetidos, si tienen tantas temporadas, siempre ponen los mismos y ya cansa el verlos. Los ultimos capítulos cada vez son peor pero ya muchos de los niños de hoy en día ni la ven.

    ResponderEliminar
  2. Nunca antes nadie había escrito tanto de los Simpson como tú. xDDD Lo mismo hasta te hacen guionista... Los simpson han marcado mi infancia-adolescencia. A futurama apenas la disfruté, me pilló más crecidita y seguí prefiriendo el humor simpsoniano... jajaja
    Me ha gustado la entrada Fernandico ;)

    ResponderEliminar
  3. Jeje, alguien tenía que ser el primero pues! Guionista? XD qué va, esa serie debe acabar ya. Me alegro que te guste "Lucía"!!

    ResponderEliminar
  4. acabo de descubiri tu blog por esta entrada y debo decir que estoy TOTALMENTE de acuerdo contigo. Soy muy fan de los simpson, pero cada temporada (a partir de la 10 - 11) me gusta menos que la anterior. y cada vez todo es más absurdo. y no me gustan los doblajes. y... eso, que suscribo todo lo dicho.

    ResponderEliminar
  5. Muchas gracias Naar!!! La verdad es que hay más de una generación marcada por Los Simpson, y muchos tipos de seguidores...los de verdad lamentan desde hace mucho la deriva que lleva, así que me alegro de encontrarme alguien como tú ;)

    ResponderEliminar
  6. Los Simpson ha sido una serie que ha marcado un antes y un después en la forma de ver dibujos animados. Hasta el momento, ningún corto de animación había mostrado las situaciones disparatadas de una sit-com familiar; por eso Los Simpson son no solo los pioneros, sino también el mayor referente del género. Los demás (Padre de Familia, Padre made in USA...) son productos muy parecidos que, aun con su propio rumbo, no dejan de ser "copias" de la serie primigenia.

    Yo soy y seguiré siendo fan de los Simpson toda mi vida, pero reconozco que a partir de la temporada 12 (para mí, la última de las buenas) la serie pierde su rumbo y se vuelve una locura. Cada vez hay menos capítulos buenos. Los personajes han perdido todas sus virtudes, incluso los secundarios. La falta de argumentos hace que se les dedique episodios enteros a secundarios que no dan para más (Gil, la loca de los gatos, el tejano rico...). No hay frases memorables en sus capítulos, esas frases que a todo se nos han quedado de una u otra manera. Y los guiones de cada capítulo se han vuelto tontos e carentes de razón alguna. Nada que no hayas dicho ya, con toda la razón del mundo.

    Por eso prefiero recordar a los Simpson a mi manera: haciendo maratones de los capítulos de la Casa-Árbol del Terror en octubre, bajarme la canción del Canyonero para el móvil (en serio, XD), sonreír con capítulos como "Detrás de las Risas" o "La ciudad de Nueva York contra Homer Simpson" y emocionarme con momentos tan inolvidables como el reencuentro de Homer con su madre, cuando Bart le da a su madre un retrato con el ticket "pagado" para compensar el haber robado en el centro comercial o cuando Homer y Lisa descubren que el orbe de Isis es en realidad una caja de música. Gran serie que, muy a nuestro pesar, se tuvo que pervertir para salir adelante.

    Me ha gustado mucho leer este post!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes toda la razón en tu comentario, Laura...la verdad es que es tan triste...y sólo nos queda seguir visionando y recordando los viejos y buenos capítulos, sí.

      Muchísimas gracias, como siempre!! ^^ Un beso y un abrazo!!

      Eliminar